Texto: Federica Scaffidi, Arquitecta, Politécnico de Torino, Participante en el VII Taller sobre Planeamiento de Espacios Patrimoniales en Asparrena.

  • Contexto: fábrica Ajuria, Parque.
  • Vocación: valorización, Ayuntamiento
  • Percepción de espacio de la ciudadanía
  • Valor arquitectónico y naturalista, VS exclusión del parque
  • Equipo de trabajo Urbs et Ager- Incuna
  • Posibilidad de futuro: Nueva visión de la industria

Durante los días 7 y 8 de febrero de este año de 2015 ha tenido en Asparrena (Álava) el séptimo taller de Planeamiento en Espacios Patrimoniales, organizado y coordinado por Urbs et Ager, grupo de trabajo e investigación perteneciente a INCUNA.

 sesion_trabajo1

Uno de los principales argumentos de este taller ha sido analizar en el lugar la fábrica de San Pedro, ejemplo muy importante de arqueología industrial, situado en el pueblo de Araia (VI). El origen data del siglo XIX, una fecha de referencia es 1848 y la influencia y pertenencia a la familia Ajuria era muy importante. Como se puede leer en el sitio web de Asparrena, la fabrica de Araia «fue la primera empresa siderúrgica moderna del País Vasco, junto con la de Bolueta (Bizkaia) y […]en 1929, se convirtiese en la única empresa española que seguía produciendo hierro dulce por el procedimiento del pudelado, y desde 1933 quedó como la única productora de lingote al carbón vegetal».

 naves

Esta ferrería, ha sido objeto de atención de parte de estudiosos y del propio Ayuntamiento, que ha creído en la vocación cultural del sitio y ha interaccionado muy bien con el equipo que hemos trabajado en estos días de febrero, donde a pesar del frío y nieve el calor humano y compañerismo superó todas las inclemencias del tiempo .

La fábrica está localizada a los pies del Parque natural Aizkorri Aratz, confiriéndole una vocación naturalista. En este parque se puede admirar una técnica particular de corta de arboles, una diversidad faunística muy interesante y ejemplos culturales que invitan a los turistas a visitarlo, como el santuario de Arantzazu y el dolmen. Además, esta ciudad de Asparrena es conocida por la gastronomía local, con un símbolo de alta calidad como es el queso Idiazabal, cuyo valor ha sido reconocido por la Unión Europea, asignándole el titulo de producto de origen controlada (DOP).

La cercanía con el pueblo de Araia hace de este sitio es un punto de fortaleza que no resulta indiferente, aunque la ciudadanía no percibe este espacio como un lugar para poder utilizarlo.

 casa_obrera Araia

De la investigación social y conclusiones de estos días de nuestra estancia allí, la percepción es que la población  considera aún a la ferrería como un espacio peligroso, reforzado de facto en que en el imaginario común y colectivo una industria evoca la visión de polución y contaminación. Además, el valor de la fabrica no ha sido reconocido en el planeamiento del parque que se extiende hasta la fabrica, no incluyéndola en el mismo. En este caso, también, el edificio no es considerado como un patrimonio local a valorizar sino una ruina que degrada el medio ambiente.

El equipo de trabajo, multidisciplinar, constituido por arquitectos, historiadores del arte, geógrafos y economistas, ha reconocido al espacio un valor mixto. Confirmado en la posición geográfica y de los diferentes espacios (cantera de Arrazpi, ) que constituyen una red en el territorio.

 central_hidroelectrica AraiaLa vocación mixta de este ejemplo de arqueología industrial da a la fábrica un valor que no siempre se puede buscar. Todo contribuye a devolver este sitio en un bien a recualificar. La fábrica representa una fuerte seña de identidad para la ciudad de Araia porque esta era la fábrica de la ciudad. Por lo cual esta representa una ocasión para evocar nuevamente “el sentido del lugar” a la población y poder crear una visión diferente de la industria.

 La fábrica de San Pedro representa una nueva posibilidad para el futuro de la ciudad de Araia, se puede crear un centro multifuncional complemento del servicio del parque y de la ciudadanía contribuyendo a creer una nueva imagen de la industria, no mas contaminante sino limpia y tecnológica.

Esta experiencia de trabajo ha sido muy positiva porque el reconocimiento y conocimiento de los recursos del territorio es fundamental para el análisis social dentro del planeamiento y la importancia de la participación ciudadana en el mismo.

 

F.S. / 10.02.2015