La comunidad internacional ha elaborado una serie de convenios, recomendaciones y directrices para tratar de ayudar a los estados no solo a reforzar su cooperación internacional, sino a dotarse de un conjunto de medidas, prácticas administrativas y de políticas nacionales.

Dichos textos inspirados por esos convenios pretenden llegar a ser un medio para prevenir y limitar el deterioro, tanto de las grandes realizaciones culturales, conocidas y apreciadas en todo el mundo, como las de las pequeñas comunidades locales, como pueden ser las lenguas amenazadas de desaparición y las prácticas culturales que son piezas clave del patrimonio de la humanidad.

Cada vez con mas frecuencia la preservación del patrimonio cultural es motivo de mayores preocupaciones.Esa preservación llega a ser calificada de permanente y muchos autores coinciden en hacerla parecida a una obsesión.Debemos ser conscientes que en cualquier parte del mundo, el patrimonio cultural se ve amenazado por diferentes motivos, y es en este punto cuando aparece la figura de la UNESCO que elabora gran cantidad de instrumentos de normalización.

Estos instrumentos son los convenios y las recomendaciones, elaborados por expertos en el tema.

Su principal objetivo es el mantenimiento y la preservación del patrimonio cultural, luchando frente a cualquier tipo de amenaza que pueda acechar al patrimonio.

Pero también ejercen una labor importante de sensibilización de los gobiernos, guiándolos en la elaboración de la legislación nacional, que debe acoger la variedad de patrimonios presentes en cada país.