José Eduardo Carranza Luna

Profesor-investigador de Tiempo Completo en Diseño Arquitectónico. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). México.

Arquitecto por la Facultad de Arquitectura de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Doctorado en Procesos territoriales por la Fac. de Arq. de la BUAP. 

perfiles en rrss y web

Contacto: www.buap.mx

Breve C.V.:

Arquitecto egresado de la Facultad de Arquitectura de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), México, de donde es profesor-investigador de Tiempo Completo en Diseño Arquitectónico desde 1981, cuenta con maestría por la ENA _ UNAM, es Doctor en Procesos Territoriales: Región, Ciudad, Arquitectura y Patrimonio, por la Fac. de Arq. de la BUAP, ha realizado cursos de posgrado en países como Polonia, Cuba, Francia, Italia y España. Ha construido y restaurado diversos edificios con los que ha ganado varios premios en las Bienales de Arquitectura Poblana.

Ha escrito diversos artículos, que han sido publicados en libros especializados de carácter colectivo y ha participado, como ponente en congresos internacionales en América y Europa con temas relacionados con la arquitectura, el territorio y el patrimonio cultural. Es Arquitecto colegiado por el CAPAC 0592/87,

Es miembro de ICOMOS desde 1992, también está certificado por el APEC MX-043/09, FCARM/CONARC, MNX-0044/09, Integrante del Cuerpo Académico Consolidado CA 116 Diseño y Tecnología de la FABUAP/2010, Miembro de la SMHCYT, A.C./2011 Y Socio activo de la RIIPSURA/CIEMAD-IPN/2014

La reutilización de las “Casas de Sección” del ferrocarril para usos culturales.

Sección: Nuevos usos y empleos en el Patrimonio Industrial en una segunda vida.

Como es de todos conocido, existieron en determinados puntos estratégicos, accesos hacia ciertos recintos industriales que se realizaba a través de una serie de desviaciones de las vías férreas para permitir la entrada del ferrocarril hasta las fábricas a cargar mercancías y a dejar materias primas que hicieran posible la producción de manufacturas de diversa índole. Esta operación requería de unas casetas donde se operaba el seccionamiento de las vías, ahí se hallaban las palancas que permitían que se cambiara el rumbo de los trenes, o parte de ellos. El día y hora de llegada eran inciertos, lo que implicaba tener vigilantes y operadores por varios días y durante el tiempo que durara la maniobra, así que se hicieron habitaciones para el personal con sus sanitarios y una buena construcción que evitó que realizaran su trabajo a la intemperie o que pernoctaran bajo las inclemencias del clima.

La industria textil en Puebla, México, una de las más importantes del país en la segunda mitad del siglo XIX, tuvo el éxito gracias precisamente al ferrocarril que le posibilitaba llevar a la capital o al puerto sus productos y comercializarlos a una escala mayor. El algodón venía del sur y se dejaba justo en la puerta de las bodegas de las fábricas más importantes, para ello, las empresas ferroviarias construían de acuerdo con una tipología y normativa particular sus propias “Casas de Sección”.

Actualmente 2 de esas casas de sección, estaban abandonadas y en ruinas, y gracias a un proyecto de rehabilitación del trayecto de Puebla hacia la ciudad turística de Cholula, con la creación de nuevas terminales y la introducción de un Tren híbrido (diésel-eléctrico), se pudo rescatar estos singulares ejemplos, que son testimonio material invaluable para comprender la importancia del ferrocarril y su vinculación con la industria.

El tema que desarrollamos en esta ocasión trata de la obra y del reúso cultural que se tiene previsto para estas instalaciones ferroviarias, en beneficio de las comunidades vecinas asentadas en la zona.

 

Recycling of the railway’s «Section Houses» for cultural use.

As everyone knows, they existed at certain strategic points, accesses to determined industrial enclosures that was made through a series of deviations from the railways, to allow the railroad access till factories to load goods and leave raw materials that would make possible the production of several types of manufactures. This operation required stands where the sectioning of the tracks was operated, also, there were levers that allowed the course of the trains to change or part of these. The day and hour of arrival were uncertain, which meant having watchmen and operators for several days and also during the maneuver. So, they made rooms for the staff with their toilets and a good construction that prevented them from doing their job out in the open or spending the night under the inclement weather.

The textile industry in Puebla, Mexico, one of the most important in the country in the second half of the nineteenth century, was successful thanks to the railway that made it possible take their products to the capital or port, in order to market them on a larger scale. The cotton came from the south and was left right at the door of the cellars of the most important factories; to achieve this, railway companies built according to a particular typology and regulations their own «Section Houses».
Currently, two of those section houses, were abandoned and in ruins, and thanks to a project to rehabilitate Puebla’s route to the tourist town of Cholula, with the creation of new terminals and the introduction of a hybrid train (diesel-electric), these unique examples could be rescued, which are invaluable material testimony to understand the importance of the railway and its connection with the industry.

The topic we developed on this occasion, refers to the work and the cultural reuse that is planned for these railway installations, for the benefit of neighboring communities settled in the area.