Miles Oglethorpe

Director de Patrimonio Industrial en Historic Environment Scotland.

Presidente de TICCIH The International Committee for the Conservation of the Industrial Heritage.

perfiles en rrss y web

Breve C.V.:

Director de Patrimonio Industrial en Historic Environment Scotland, el organismo público responsable de salvaguardar y promover el entorno de los espacios y patrimonio histórico en Escocia.

Después de graduarse de la Universidad de Durham, completó su doctorado en la Universidad de Glasgow, y posteriormente se trasladó a la Unidad de estudio de arqueología industrial escocesa de la Universidad de Strathclyde en 1983.

En 1985 se unió a la Comisión Real sobre los Monumentos Antiguos e Históricos de Escocia en Edimburgo, desde donde se trasladó en el año 2007 a la Agencia de Patrimonio del Gobierno de Escocia “Historic Scotland”. Desde entonces, ha desempeñado varios puestos de responsabilidad, entre ellos, el de Director de Educación, Difusión y Publicaciones, Inspector Jefe Adjunto y Director de Políticas sobre el Patrimonio Histórico.

Es miembro de la Junta del Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH) desde 2003 y fue elegido Presidente en el congreso de Santiago de Chile el 13 de septiembre de 2018.

Asesora al Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), y es miembro de la RSA (Real Sociedad para el Fomento de las Artes, Manufacturas y Comercio) y de la Sociedad de Anticuarios de Escocia. Ha editado, es autor y coautor de varios libros ó documentos relacionados con el patrimonio industrial, y la energía en particular. Entre ellos se destaca un libro muy significado:  Scottish Collieries: un inventario de la industria escocesa del carbón en la era de la nacionalización (2006), que es fruto de los muchos años de trabajo en la industria del carbón de Escocia.

También ha trabajado con socios internacionales en cuestiones de patrimonio industrial, especialmente en Noruega y Japón, y recientemente dirigió al equipo responsable de preparar la exitosa nominación del Patrimonio Mundial para el Forth Bridge (inscrito en 2015). Actualmente está coordinando el desarrollo de una estrategia de Patrimonio Industrial para Escocia, cuyo objetivo es abarcar temas de sostenibilidad y la reutilización de edificios y estructuras industriales. También es profesor de la Universidad de Edimburgo en el curso de conservación de posgrado de Edinburgh College of Art, y co-supervisa una tesis doctoral en la Universidad de Glasgow.

Uniendo el pasado con el futuro un nuevo destino turístico para Escocia.

Sección: Turismo y sitios de memoria. Patrimonios para el futuro.

El 5 de julio de 2015, el puente de Forth fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en la 39ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Bonn, Alemania. Desde entonces, uno de los principales desafíos ha sido hacer realidad algunos de los beneficios de la inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial que se identificaron en el Plan de Gestión, un elemento clave y obligatorio dentro del expediente de propuesta de inscripción.

Una de las grandes características del puente de Forth es que es una estructura de ingeniería operativa, lo que significa que los propietarios, Network Rail, tienen la obligación legal de mantenerlo al más alto nivel. Sin embargo, el hecho de que actualmente transporte más de 200 trenes al día también significa que el acceso público es actualmente imposible y muy ilegal a menos que se organice a través de Network Rail y sus contratistas, Balfour Beatty.

En la medida de lo posible, la UNESCO espera que todos los sitios del Patrimonio Mundial sean compartidos con el mundo, por lo que los socios del puente de Forth han estado trabajando para conseguirlo sin poner en peligro el bienestar de los visitantes ni dañar la propia estructura. Con esto en mente, ahora hay planes para dos experiencias de visitantes que les darán acceso al puente. En el lado sur, esto implicará una «caminata por el puente» similar a la del Sydney Harbour Bridge en Australia. A más largo plazo, se prevé un centro de visitantes mucho más grande con instalaciones educativas en el lado norte. Ambos proyectos incluyen la instalación de estructuras reversibles que garantizan que la integridad y autenticidad del puente no se vean comprometidas.

Mientras tanto, un segundo desarrollo ha sido el desarrollo de recursos virtuales en 3D a partir de encuestas detalladas a través de las cuales hemos creado un enorme modelo digital a partir de más de 1.400 encuestas por escaneo láser. Pronto, personas de todo el mundo podrán realizar visitas virtuales al puente, y los recursos digitales ya se han puesto a disposición de las escuelas escocesas a través de nuestro Plan de Estudios Nacional y se están utilizando para promover las asignaturas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). Por lo tanto, estamos utilizando el puente de Forth como medio para que nuestro patrimonio industrial funcione para las generaciones futuras.

Finalmente, el puente de Forth no está solo – el puente colgante más grande del mundo fuera de Norteamérica fue inaugurado junto a él en 1964, y en 2017, uno de los mayores puentes de estacas de cable se abrió a su lado. Nuestros últimos planes son comercializar los tres puentes como ingeniería histórica, y en abril, nuestra Secretaria de Gabinete para la Cultura, Fiona Hyslop MSP, lanzó oficialmente «The Forth Bridges – Making a Journey a Destination». Se trata de una «Estrategia turística de la zona de Forth Bridges para 2019-29», cuyo objetivo es alejar a los turistas de nuestra congestionada capital, Edimburgo (a 11 km de distancia), y utilizar el rico patrimonio industrial de Escocia como medio para regenerar el estuario del río Forth.

 

Bridging the past with the Future – a new tourism destination for Scotland.

On 5th July 2015, the Forth Bridge was inscribed onto the World Heritage List at UNESCO’s 39th session of the World Heritage Committee in Bonn, Germany. Since then one of the major challenges has been to realise some of the benefits of World Heritage listing that were identified in the Management Plan, a key and mandatory element within the nomination dossier.

One of the great features of the Forth Bridge is that it is an operational engineering structure, which means that the owners, Network Rail, have a statutory obligation to maintain it to the highest standard. However, the fact that it currently carries over 200 trains a day also means that public access is currently impossible and very illegal unless it is arranged via Network Rail and its contractors, Balfour Beatty.

Where possible, UNESCO expects every World Heritage Site to be shared with the world, so the Forth Bridge partners have been working on ways of achieving this without endangering the welfare of visitors and harming the structure itself. Wit this in mind, there are now plans for two visitor experiences that will give visitors access to the Bridge. On the south side this will involve a ‘bridge walk’ similar to that at Sydney Harbour Bridge in Australia. In the longer term, there are plans for a much bigger visitor centre with education facilities on the north side. Both projects involve the installation of reversible structures ensuring that the integrity and authenticity of the Bridge is not compromised.

Meanwhile, a second development has been the development of 3D virtual resources stemming from detailed surveys through which we have created an enormous digital model from over 1,400 laser scan surveys. Soon, people all over the world will be able to take virtual visits of the Bridge, and digital resources have already been made available to Scottish schools via our National Curriculum and are being used to promote Science, Technology, Engineering and Mathematics subjects (STEM). We are therefore using the Forth Bridge as a means of making our industrial heritage work for future generations.

Finally, the Forth Bridge is not alone – the world’s biggest suspension bridge outside North America was opened next to it in 1964, and in 2017, one of the biggest cable-stay bridges opened alongside it. Our latest plans are to market all three bridges as historic engineering, and in April, our Cabinet Secretary for Culture, Fiona Hyslop MSP, officially launched ‘The Forth Bridges – Making a Journey a Destination.’ This is a ‘Forth Bridges Area Tourism Strategy for 2019-29’, and the aim is to draw tourists away from our congested capital city, Edinburgh (11km away) and use Scotland’s uniquely rich industrial heritage as a means of regenerating the estuary of the River Forth.