Seleccionar página

Máximo Fuertes Acevedo

La Asociación de Arqueología Industrial INCUNA, queriendo rendir un homenaje a la persona del científico y prolífico escritor Máximo Fuertes Acevedo y a su obra, adoptó la decisión de tomar su nombre para la asociación de ámbito asturiano y así pasó a denominarse «Asociación de Arqueología Industrial Máximo Fuertes Acevedo» integrada en INCUNA.

Máximo Fuertes Acevedo nace en Oviedo en 1832. Cursa estudios de Ciencias en la Universidad de Oviedo y en Madrid y sigue estudios como alumno pensionado en la Escuela de Filosofía. Finalizada su carrera de Ciencias Naturales en 1856 con premio extraordinario en el doctorado, pasa a ejercer como catedrático en distintos centros del país. En 1857 como profesor en la Universidad de Oviedo, colabora con el catedrático Luis Salmeán en la creación del «Gabinete de Ciencias» y del «Observatorio Meteorológico Universitario». En 1865 ocupa la cátedra de Física y Química aneja al Instituto de Santander. Más tarde se traslada a Figueras y a Badajoz de cuyo Instituto fue director varios años. Fue catedrático de la Universidad de Granada, miembro de la Real Academia de la Historia y miembro de la Real Orden de Isabel la Católica.

Parte de su obra escrita se halla dispersa en la prensa local, regional, nacional y profesional como El Faro Asturiano, El Carbayón, La Ilustración Gallega y Asturiana. Destacó por la realización de estudios biográficos, siguiendo la tradición de Campomanes y González Posada, que condensó en sus obras Ensayo de una biblioteca de autores asturianos y Estudio biográfico crítico de los jurisconsultos más ilustres de Asturias, obras básicas de referencia de la bibliográfica asturiana aún hoy en día. Otras obras suyas son el Curso de Física Elemental y Nociones de Química (Oviedo, 1879), Mineralogía Asturiana (Oviedo, 1880), El darwinismo: sus adversarios y defensores (Badajoz, 1883), Noticias históricas de la prensa periodística de Asturias (Oviedo, 1868), Bosquejo acerca del estado que alcanzó en todas las épocas la literatura en Asturias (Badajoz, 1885), Vida y escritos del Marqués de Santa Cruz de Marcenado (Madrid, 1886), La atmósfera: su composición, su importancia en la vida terrestre, presión atmosférica y modo de apreciarla (Cádiz, 1885), Influencia de los agustinos en la literatura española (Badajoz, 1887), y Biografía y bibliografía general asturiana. Fallece en Madrid en 1890 a los 58 años de edad dejando tras de si una importante obra escrita.