PATRIMONIO CON GUSTO

English version below

INCUNA propone para las XXIII Jornadas de Patrimonio Industrial 2021 el título de «Patrimonio con gusto»  una visión polisémica sobre las industrias alimentarias, resaltando su  importancia  como  patrimonio esencial.

Las Jornadas se organizan de forma “híbrida”, dadas las actuales circunstancias. Por un lado se tiene la posibilidad de participar presencialmente para las personas que puedan desplazarse y estar presentes en Gijón, cumpliendo con el aforo, medidas sanitarias y de prevención adecuadas, y también se plantea la participación virtual -on line- , a fin de facilitar una más amplia participación de investigadores, instituciones,  e interesados en el patrimonio industrial y cultural a nivel nacional e internacional.

Se plantean en las XXIII Jornadas de INCUNA, la realización dos paneles Cross Cutting en el marco de un nuevo concepto que incorporamos este año: un Sandbox sobre patrimonio Industrial agroalimentario: sobre Lugares singulares y gestión patrimonial y el Patrimonio Biocultural, y otra novedad importante en las Jornadas cual es una fase previa de talleres, laboratorios o webinarios sobre temas monográficos vinculados al “Patrimonio con gusto»: sobre el Café, Azúcar, Sidra, industrias conserveras, la Agrotech 4.0 y otros que se emitirán cada mes y culminarán en septiembre con la presentación de sus conclusiones.

El congreso tiene cuatro apartados principales que se desarrollan desde el 29 de septiembre al 2 de octubre de 2021 en el espacio cultural de la Escuela de Comercio y el CCAI  de Gijón:

  1. Máquinas, edificios y procesos. Buenas Prácticas en el Patrimonio Industrial.
  2. Innovación Social, Patrimonio y Desarrollo Territorial. Experiencias de sostenibilidad urbano-rural, creatividad e innovación.
  3. Memoria de saberes y trabajos, identidad, historia oral y patrimonio gastronómico. 
  4. Circuitos por el paisaje agroalimentario, didáctica y divulgación, turismo responsable y sostenible.

Estamos ante una actividad importante de nuestra vida en sociedad, que obliga a priorizar la conservación y valorización de un patrimonio esencial: el patrimonio agroalimentario. Testimonios y expresiones culturales, dentro de un constructo social que conforman los paisajes humanizados a través de sus prácticas, producciones, arquitecturas, ingenios, saberes y memoria, en un plusvalor del territorio como espacio de obrar del hombre , y del paisaje, la proyección visible de aquél.

La actividad agrícola, ganadera ó pesquera, entre otras, hace posible que tengamos alimentos a través de un proceso de producción, elaboración, transformación, comercialización y desarrollo de una cadena alimentaria, que lleva a nuestras casas elementos indispensables para la vida cotidiana de las personas. 

La cuestión de la dignidad del trabajo campesino y de la tierra está de permanente actualidad por su  rol indispensable que hemos vivido en tiempos de pandemias y confinamientos.  constatamos con alarma el vaciamiento de población de espacios rurales, estamos preocupados por el cambio climático, afirmando la necesidad de un desarrollo sostenible, y al mismo tiempo observamos un creciente interés por la gastronomía o por el gusto de los sabores de vinos, aceites, especias o condimentos diversos, así como un nuevo interés por la cultura material.

El patrimonio industrial, cultural y natural; el paisaje y los saberes y quehaceres de nuestras tierras y nuestras gentes se han vuelto objeto de nuevas miradas y urgentes acciones de conservación y recuperación patrimonial para construir el futuro. Nos ponemos exquisitos ante un aroma, un perfume, un color en una copa y mientras tanto se rompe el vínculo con el territorio y con la existencia real de la gente.

El patrimonio biocultural, un concepto ante el que llamamos la atención por medio de estas Jornadas. Vivimos un año que nos está dejando huellas en nuestra vida y en nuestra historia personal y colectiva, sufrimos y sobrellevamos tiempos de pandemia, de crisis sanitaria provocada por el Covid19: De estos tiempos difíciles y experiencias debemos extraer lecciones y enseñanzas para abordar un incierto futuro.

A través del “Patrimonio con gusto” intentaremos ofrecer una visión y consideración multidisciplinar, poniendo de relieve:

La historia y las tecnologías en ingenios, artefactos y arquitecturas;

Las emociones en el disfrute de los paisajes;

Los sabores, la gastronomía;

Las emociones, la estética y admiración ante lo sencillo y natural;

Las buenas prácticas en su conservación y reutilización arquitectónica y edilicia;

La memoria del lugar con sus saberes y quehaceres;

los estilos de vida y las culturas del trabajo;

La didáctica y enseñanza de los trabajos y los días en los espacios rurales, las actividades primarias y las necesidades urbanas.  

La importancia del cambio climático y de la sostenibilidad para la conservación patrimonial;

las múltiples historias que nos llevan a circuitos y rutas por el patrimonio industrial agroalimentario por todo el mundo.

Con el programa de “Patrimonio con gusto” valoraremos como esencial y en su justa medida: el trabajo, esfuerzo y sacrificio de las mujeres y hombres en el campo y espacios rurales, que son parte de una histórica cadena de valor en permanente evolución, y son testimonios de la memoria, del trabajo y de la producción en las industrias alimentarias.

TASTE IN HERITAGE

Incuna has launched the proposal of TASTE IN HERITAGE (HERITAGE CON GUSTO) for its 23rd edition of the INCUNA International Working Sessions on Industrial Heritage to be held in 2021, in a revival of the traditional Spanish expression relating to the essential heritage of “industrias del comer, beber y arder” (food, drink and fuel for fire industries).

These are essential elements of our lives, shaping history and as such should be given priority as heritage to be re-valued: our food industry and the agricultural heritage surrounding it, the ethnosphere of communities, with all of their memories and wisdom.

Agriculture, husbandry and fishing have provided the basics for a whole industry of production, transformation and trade that have supplied us over the ages with our food requirements, essential for a healthy daily life.

The dignity of working the earth has never been so vital as it is now where the heritage of centuries of patient work is being abandoned as people move away from the country and we are faced with climate change that threatens our very subsistence and moves us toward reinventing our gastronomy, and rediscovering knowledge with respect to wines, oils, spices and herbs and the heritage industries that grew around them.

Incuna represents natural, cultural and industrial heritage both tangible and intangible, plus the need to go back to re-value the roots, work the land, to build back better for the future in harmony with Nature. We appreciate the bouquet of a wine, its texture and colour, but we ignore where it came from and the people whose painstaking work made it possible for us to enjoy it.

Bio-cultural heritage has been particularly thrown into relief in these times of confinement, loss, fear and uncertainty. We are living through times of our lives that will leave long-lasting scars both personal and collective, due to the crisis provoked by the pandemic Covid-19. But times of crisis are also times of growth and we must learn from our experience how to face the new horizons.

We have been reminded very vividly of how much we depend on the sacrifice of men and women devoted to producing food, and on the rural environment, and how it has evolved over the years to meet the times, leaving behind a whole valuable heritage of work practices and oral history relating to community and food.

So in TASTE IN HERITAGE or HERITAGE CON GUSTO  we are attempting to offer a multi-disciplinary vision of what we have and how to re-use it, touching on the following subjects:

  1. Machines, buildings and processes. Best Practice in Industrial Heritage.
  2. Social Innovation, Heritage and Territorial Development. Experiences and sustainability of rural areas and urban needs. Creativity and innovation.
  3. Heritage knowledge and work processes in memory archives. Identity, oral history, gastronomy and culinary heritage.
  4. Food routes and circuits, training and dissemination, responsible and sustainable tourism. 

The 23rd edition is necessarily designed to be hybrid with limited physical attendance as prescribed by the circumstances and spaces, developed over four main areas and covering a broad compendium of research, experiences and proposals that re-value the most basic heritage (yet least considered) for life as we know it.

Transportistas colaboradores

error: Content is protected !!
Copy link