ANNA MARTÍNEZ DURÁN

Arquitecta e Investigadora de Arquitectura mediterránea, Coordinadora de la línea de trabajo sobre “Estrategias Mediterráneas” (SPA)

perfiles en rrss y web

    Breve C.V.:

    Es arquitecta (1989) y doctora (2008) por la Universitat Politècnica de Catalunya.

    Ha sido profesora en la Escuela Técnica de Arquitectura de Barcelona (UPC), Escola Massana (UAB), y desde 1998 en la Escuela de Arquitectura La Salle, Universitat Ramon Llull, donde imparte en grado, máster y doctorado.

    Es miembro fundador del grupo de investigación IAM, Investigaciones de Arquitectura Mediterránea (2008), donde coordina la línea de investigación “Estrategias Mediterráneas” destinada a la preservación del patrimonio natural y cultural del mediterráneo.

    Ejerce como arquitecto, participando en trabajos de edificación y rehabilitación del patrimonio arquitectónico.

    Periferias: los espacios no construidos en las fábricas textiles. Can Ricart en Barcelona.

    Sección: Conservación, seguridad e intervenciones sobre el patrimonio.

    El paisaje urbano actual formado por el conjunto de la fábrica de estampados de can Ricart, en el distrito de 22@, en Barcelona, es el reflejo de la decadencia de una gran fábrica sin actividad desde finales del siglo XX que progresivamente va deteriorándose, hasta convertirse en una ruina.

    En el año 2008, los edificios fueron declarados BCIN (Patrimonio Cultural de Interés Nacional) y a partir de ese momento se han ido sucediendo diferentes proyectos para su restauración, aunque ninguno de ellos se ha llevado a la práctica. En esta declaración patrimonial se incluyeron únicamente los edificios, dejando los espacios no construidos, sólo con protección de entorno.

    En los márgenes del conjunto, se han ido edificando promociones de gran altura que lo aíslan del espacio urbano (entre ellos el Parc de Poble Nou del arquitecto Jean Nouvel) y lo convierten, aún más si cabe, en un entorno con gran presión immobiliaria.

    La fábrica de can Ricart se trasladó del centro de la ciudad de Barcelona a sant Martí de Provençals (actual barrio de 22@) en marzo de 1853. Entre 1853 y 1862 se compraron tres parcelas, con sus acequias y derechos de agua. Los arquitectos Josep Oriol Bernardet y Josep Fontserè Mestres fueron los proyectistas de los diferentes edificios y espacios no construidos que configuraron el conjunto, que ocupaba aproximadamente 4 manzanas del Ensanche: el 30% de la superficie eran edificios fabriles y el 70% eran espacios no construidos. Los prados de indianas, los jardines, los espacios de circulación, los de representación y los accesos públicos y privados, eran los espacios no edificados.

    Comprender el orden, la disposición y el funcionamiento de estos espacios vacíos en relación con lo edificado y con el entorno, así como su transformación y adaptación a nivel histórico, ayudaría sin duda a fomentar las futuras intervenciones, que integren el complejo, y establezcan recorridos permeables, con el resto de la ciudad.

     

    Peripheries: unbuilt spaces in textile factories. Can Ricart in Barcelona.

    SECTION: Conservation, security and interventions on the heritage.

    The present-day urban landscape formed by the complex of Can Ricart textile printing factory, in the 22@ district of Barcelona, is the reflection of the decline of a large factory, unused since the late twentieth century, that has gradually deteriorated to the point of becoming a ruin.

    In 2008, the buildings were declared PCIN (Cultural Heritage of National Interest) and various projects for their restoration have since been drafted, though none have been implemented. This heritage declaration covered just the buildings, giving the unbuilt spaces only protection as a site. Around the edges of the complex, high-rise developments have been built, cutting it off from the urban space (including the Parc de Poblenou by the architect Jean Nouvel), thereby increasing, if possible, the real-estate pressure.

    Can Ricart factory was moved from the centre of the city of Barcelona to Sant Martí de Provençals (today’s 22@ district) in March 1853. Between 1853 and 1862, three plots were bought, with their irrigation channels and water rights. The architects Josep Oriol Bernardet and Josep Fontserè Mestres designed the various buildings and unbuilt spaces that made up the complex, which occupied approximately four Eixample street blocks: 30% of the surface area was factory buildings and 70% unbuilt space.

    The meadows where printed fabrics were laid out to dry, the gardens, the spaces of circulation and representation, and the public and private entrances were the non-built spaces. Understanding the order, layout and functioning of these empty spaces in relation to what is built and the setting, as well as their historical transformation and adaptation, would be a major contribution to promoting future interventions that integrate the complex into the city and establish permeable connecting routes.

    PONENCIA PRESENTADA POR ANNA MARTÍNEZ DURÁN Y MONTSERRAT VILLAVERDE REY, EN LAS XXII JORNADAS INTERNACIONALES INCUNA