ANTONIO S. RÍO VÁZQUEZ

Arquitecto doctor y máster Universidad de A Coruña, profesor y miembro del grupo de Investigación en Historia de la Arquitectura - IALA

perfiles en rrss y web

    Breve C.V.:

    Arquitecto por la E.T.S.A. de A Coruña, Máster en Urbanismo y doctor por la Universidade da Coruña, donde es profesor.

    Ha sido profesor invitado en la Robert Gordon University de Aberdeen (Reino Unido), en la Universidade do Minho (Portugal) y en la Università degli Studi di Roma La Sapienza (Italia).

    Es miembro del Grupo de Investigación en Historia de la Arquitectura de la Universidade da Coruña.

    Los resultados de sus investigaciones, tanto personales como conjuntas, han servido como aportación a varios seminarios, jornadas, congresos y otros eventos de difusión científica y han sido publicados en libros y revistas.

    De la antigua a la nueva Termini: una estación de tren como emblema de la Roma moderna.

    Sección: Medios de transporte y movilidades históricas.

    A mediados del siglo XIX se plantea la construcción de una estación principal para todo el ferrocarril que llegue hasta Roma, emplazada junto a las termas de Diocleciano. Su dimensión urbana y edificatoria, desde la propuesta inicial ideada por Bianchi, la convierten en un ejemplo emblemático en la historia de la arquitectura, con una evolución paralela al desarrollo de la ciudad.

    La primera Termini enseguida se convierte en la vieja Termini. Sobrevive al cambio de siglo, pero la convulsa Europa de las primeras décadas del XX y las ideas imperiales del Duce demandan una nueva solución. Sin perder su condición de acceso monumental en la ciudad, era preciso reconvertirla en una estación moderna, transformar el final en un lugar, pasar del término al tránsito.

    Así nace el remate de Mazzoni, interrumpido y completado, a partir del concurso con el proyecto Montuori (con Calini, Vitellozzi, Castellazzi, Fadigati y Pintonello). Evitando fracturas y discontinuidades, la estación se convierte en la integración de la imagen representativa anhelada por Mazonni con la magistral resolución del programa por parte de los ganadores del concurso.

    Un resultado que se entiende principalmente en su sección, dónde se plantean cuatro espacios diferenciados formal y funcionalmente que obedecen a los nuevos usos de  a estación: la galería de remate —transversal a las vías—, el bloque de oficinas, el atrio cubierto y la zona de recepción exterior.

    Estos dos últimos se cubren con la escultórica marquesina que recibe a los viajeros y abre la estación a la ciudad. Los viajeros que llegan a la ciudad, los que usan la estación como punto de enlace o los que simplemente atraviesan entre las calles Marsala y Giolitti, se encontrarán con una lección construida sobre la historia de Roma, que va desde las antiguas termas a la contemporaneidad del siglo XXI.

     

    De la antigua a la nueva Termini: una estación de tren como emblema de la Roma moderna.

    SECTION: Historical means of transport and mobility.

    In the middle of the 19th century, the construction of a main station for the entire railway that reaches Rome was planned, located next to the baths of Diocletian. Its urban and  building dimension, from the initial proposal designed by Bianchi, make it an emblematic example in the history of architecture, with an evolution parallel to the development of the city.

    The first Termini immediately becomes the old Termini. It survives the turn of the century, but the turbulent Europe of the first decades of the XX and the imperial ideas of the Duce demand a new solution. Without losing its status as a monumental access to the city, it had to be converted into a modern station, transforming the end into a
    place, moving from the end to the transit.

    This is how the auction of Mazzoni was born, interrupted and completed, from the competition of, with the Montuori project (with Calini, Vitellozzi, Castellazzi, Fadigati and Pintonello). Avoiding fractures and discontinuities, the station becomes the integration of the representative image desired by Mazonni with the masterful resolution of the program by the contest winners.

    A result that is mainly understood in its section, where there are four formally and functionally differentiated spaces that obey the new uses of the station: the auction gallery —transversal to the tracks—, the office block, the covered atrium and the outside reception area. These last two are covered with the sculptural canopy that welcomes travelers and opens the station to the city.

    Travelers arriving in the city, those who use the station as a connecting point or those who simply cross between Marsala and Giolitti streets, will find a lesson built on the history of Rome, ranging from ancient thermal baths to contemporary times. of the XXI century.

    PONENCIA PRESENTADA POR ANTONIO S. RÍO VÁZQUEZ Y MIGUEL ABELLEIRA DOLDÁN, EN LAS XXII JORNADAS INTERNACIONALES INCUNA