GRACIELA CISELLI

Docente Investigadora de la UNPSJB. Universidad Nacional de la Patagonia- ICOMOS Argentina (ARG)

perfiles en rrss y web

    Breve C.V.:

    Profesora y Licenciada en Historia. Abogada especializada en Derecho Ambiental y Tutela del Patrimonio Cultural, Máster en Antropología Social y Doctora en Ciencias Jurídicas y Sociales.

    Miembro de ICOMOS Argentina y Miembro Comité Científico Argentino de Paisajes
    Culturales ICOMOS- IFLA.

    Docente investigadora de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

    Dirige la Colección Historia y Patrimonio Patagónico y ha publicado numerosos libros y artículos sobre el tema patrimonial.

    Experticia en tres líneas de investigación: Patrimonio Cultural, derechos colectivos y participación ciudadana; Historia regional, particularmente Patagonia Central y Antropología barrial e identidades sociales.

    El patrimonio industrial petrolero en la Patagonia Argentina.

    Sección: Memoria industrial, economía circular y turismo industrial en la nueva normalidad.

    La industria del petróleo ha influido en el diseño urbanístico (con sus company towns) de Comodoro Rivadavia, lugar donde se produjo el descubrimiento del primer pozo de Argentina en 1907 y actual centro petrolero de la Cuenca del Golfo San Jorge. Estos restos materiales han tenido significado en las prácticas y la vida cotidiana de los trabajadores y empleados vinculados a ella y en las últimas décadas han cobrado visibilidad al ser valorados como recursos patrimoniales, colocando a la ciudad como un potencial sitio histórico de la industria petrolera patagónica.

    Luego del hallazgo del petróleo por parte del Estado Nacional, numerosas compañías privadas (entre las más conocidas y duraderas Shell, Astra, Compañía Ferrocarrilera de Petróleo) solicitaron permisos de cateo, desarrollaron sitios de extracción y construyeron nuevas infraestructuras y asentamientos funcionales para extraer el recurso.

    En algunos espacios próximos a los pozos levantaron campamentos, en pocos casos convertidos en auténticos ompany towns donde se ejecutaron varias fases de la industria: extracción, transporte, refinación, y también administración y distribución minorista que se conectaron como sistema a través de la construcción de una infraestructura vial y ferroviaria de la cual se hizo cargo mayormente el Estado nacional argentino.

    Las huellas de estos bienes a través de las capas del paisaje petrolero cobraron interés político y académico en las últimas décadas en tanto se las concibió como recursos para fomentar no solo el cuidado del ambiente sino el desarrollo local a partir de actividades pensadas, mayormente, en relación al turismo.

    El artículo analiza el paisaje petrolero global de Comodoro Rivadavia como una herramienta analítica que permite mostrar cómo las prácticas espaciales de esta industria han dado forma al entorno construido el cual se encuentra expresado en bienes que pueden ser valorados como patrimonio industrial.

     

    Oil industrial heritage in Argentine Patagonia

    SECTION: Industrial memory, circular economy and industrial tourism in the new normality.

    The oil industry has influenced Comodoro Rivadavia’s urban design (with its company towns), a location where the first well in Argentina was discovered in 1907 and that now stands as the oil center of the San Jorge Gulf Basin. These material remains have had meaning in the practices and daily life of the workers and employees linked to it and in recent decades they have gained visibility by being valued as heritage resources, placing the city as a potential historical site of the Patagonian oil industry.

    After the discovery of oil by the Argentine National State, numerous private companies (among the best-known and most long-lasting: Shell, Astra, Compañía Ferrocarrilera de Petróleo) applied for search permits, developed extraction sites and built new infrastructure and functional settlements to extract the resource. In some areas close to the wells they built camps, in few cases turned into authentic company towns where various phases of the industry were executed: extraction, transportation, refining, and also administration and retail distribution that were connected as a system through the construction of a road and rail infrastructure which was largely taken over by the State.

    The traces of these assets through the layers of the oil landscape have gained political and academic interest in recent decades as they were conceived as resources to promote not only care for the environment but also local development based on activities designed mainly in relation to tourism.

    The paper analyzes Comodoro Rivadavia’s Global Petroleumscape as an analytical tool that allows to show how the spatial practices of this industry have shaped the built environment, which is expressed in goods that can be valued as industrial heritage.

    PONENCIA PRESENTADA EN LAS XXII JORNADAS INTERNACIONALES INCUNA