JOSÉ EDUARDO CARRANZA LUNA

Profesor de la benemérita Universidad de Puebla (BUAP) (MEX)

perfiles en rrss y web

    Breve C.V.:

    José Eduardo Carranza Luna. Doctor en procesos territoriales: Región, Ciudad, Arquitectura y Patrimonio por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; Maestro en Arquitectura (Investigación y Docencia Urbanismo) por la Escuela Nacional de Arquitectura, UNAM. Profesor-Investigador de la Facultad de Arquitectura de la BUAP; Posgraduado en Universidad Politécnica Sczcecin, Polonia; Universidad Tecnológica de la Habana (JAE) Cuba; Instituto de Urbanismo, Paris VIII, Francia; Instituto de Urbanística de la Escuela de Venecia, Italia y Universidad Politécnica de Cataluña, España. Ha construido y restaurado diversos edificios con los que ha ganado varios premios en las Bienales de Arquitectura Poblana. Ha escrito diversos artículos, que han sido publicados en libros especializados de carácter colectivo y ha participado, como ponente en congresos internacionales en América y Europa con temas relacionados con la arquitectura, el territorio y el patrimonio cultural. Lineas de investigación: Diseño, Patrimonio y Sustentabilidad; Publicaciones relevantes: “La inmanencia de la crisis en el paisaje industrial degradado” (2019); “Interacción y procesos urbanos en la evolución de la Industria textil de Puebla” (2019); “Posibilidades de la resiliencia del patrimonio industrial afectado por el sismo” (2019); “El caserío obrero de la constancia mexicana” (2015); “Complejo industrial abandonado el mayorazgo –la esperanza: un sistema textil unido por la electricidad” (2015); “Tipología de la vivienda obrera” (2014); “El paisaje Industrial en los Albores de la Urbanización” (2012); “La formación de la primera prefería y su proletarización” (2012)

    Territorio y Patrimonio Industrial una alternativa para el desarrollo sustentable.

    Sección: Transición energética y ecológica del patrimonio industrial. Gestión urbana y paisajes sostenibles.

    Al poniente de la ciudad de Puebla, México, existe una franja territorial con un escenario desfavorable, en ella habita población marginada y deprimida económicamente, con escasas fuentes de empleo, sin acceso a los bienes y servicios esenciales para el bienestar, con carencia de oportunidades para su desarrollo, por si fuera poco, a lo largo de esta franja corre de norte a sur de manera paralela el rio Atoyac, uno de los más contaminados del país.

    Este afluente antes sinónimo de fertilidad, cristalino y lleno de vida en la etapa de industrialización de la ciudad en el siglo XIX, ahora está cargado de materia orgánica y productos químicos además de aportes de pesticidas y fertilizantes resultantes de los escurrimientos agrícolas. La propia industria textil en cuanto inició con los procesos de acabado (blanqueado y estampado) generó los primeros daños ecológicos al descargar sus residuos químicos al agua.

    La capacidad de arrastre y volumen de agua que corre por su cauce constituyó durante muchas décadas la principal fuente de energía para el movimiento de ruedas hidráulicas que le dieron sentido y posibilidades al desarrollo industrial, convirtiendo su rivera izquierda en el principal asentamiento fabril de la entidad poblana.

    Dicha franja o corredor, como han dado en llamarle varios historiadores, es una unidad territorial plagada de patrimonio cultural asociado principalmente con la industria textil, cuyo potencial para el desarrollo sostenible de la zona es inconmensurable, son bienes que pueden ser transformados en sedes de actividades económicas, sociales, recreativas e incluso turísticas. Esta unidad territorial presenta un gran valor de conjunto, el cual puede considerarse incluso como patrimonio cultural de la humanidad por su carácter excepcional.

    En este trabajo damos cuenta de los bienes culturales con su actual uso, y las transformaciones que han venido registrando a lo largo de su vida útil. Además, realizamos una primera compilación de los innumerables estudios que sobre la industria textil de este corredor se han realizado.

     

    Territory and Industrial Heritage an alternative for sustainable development.

    SECTION: Energy and ecological transition of the industrial heritage. Urban management and sustainable landscapes.

    To the west of the city of Puebla, Mexico, there is a territorial strip with an unfavorable scenario, inhabited by a marginalized and economically depressed population, with few sources of employment, without access to essential goods and services for well-being, with lack of opportunities for their development, as if that were not enough, along this strip, the Atoyac river runs parallel from north to south, one of the most polluted in the country.

    This tributary previously was synonymous with fertility, crystalline and full of life in the XIXth century industrialization stage of the city, is now loaded with organic matter and chemical products as well as contributions of pesticides and fertilizers resulting from agricultural runoff. The textile industry itself as soon as it begins with the finishing processes (bleaching and printing) generated the first ecological damage by discharging its chemical residues into the water.

    The dragging capacity and volume of water that runs through its channel constituted for many decades the main source of energy for the movement of hydraulic wheels that gave meaning and possibilities to industrial development, making its left stream the main factory settlement of Puebla City.

    This strip or corridor, as several historians have called it, is a territorial unit full of cultural heritage associated mainly with the textile industry, whose potential for the sustainable development of the area is immeasurable, they are cultural assets that can be transformed into venues for economic, social, recreational, cultural and even tourist activities. This territorial unit has great overall value, which can even be considered as a cultural heritage of humanity due to its exceptional character.

    In this work, we give an account of the cultural assets with their current use, and the transformations that they have been registering throughout their useful life. In addition, we make a first compilation of the innumerable studies that have been carried out on the textile industry of this corridor.

    PONENCIA PRESENTADA EN LAS XXII JORNADAS INTERNACIONALES INCUNA