MIGUEL ÁNGEL ÁLVAREZ ARECES

Economista, Presidente de INCUNA (Industry, Culture, Nature). TICCIH Spain (SPA)

perfiles en rrss y web

    Contacto: Facebook

    Breve C.V.:

    Licenciado con Grado en Ciencias Económicas en la Universidad de Santiago de Compostela. Desarrolló su carrera profesional en la empresa privada en una fábrica de materiales de construcción, trabajó como economista en el Ayuntamiento de Avilés y desde 1982 en la empresa estatal HUNOSA, dedicada a la minería del carbón, en los ámbitos profesionales de Auditoría, Jefe del Servicio de Estudios y Comunicación y posteriormente responsable del Departamento de Patrimonio, estando actualmente jubilado.

    Socio fundador en 1999 y Presidente de INCUNA (Industria, Cultura y Naturaleza) y socio fundador y miembro honorario del Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial TICCIH en España, siendo presidente desde 2004 hasta 2019.

    Es director de la revista Ábaco de cultura y ciencias sociales desde 1986 y director de las colecciones editoriales de CICEES dedicadas al patrimonio cultural e industrial, turismo, sociología, historia, desarrollo local y gestión urbana.

    Miembro de la Comisión de Seguimiento del Plan Nacional de Patrimonio Industrial de España (IPCE_MECD), y miembro de diversas redes internacionales de trabajo y cooperación en economía urbana, y partícipe en programas europeos sobre patrimonio y paisajes culturales en Europa y América.

    Ha sido miembro del equipo editorial de «100 elementos del Patrimonio Industrial en España» y director técnico de las aplicaciones (APP) sobre patrimonio, guías turísticas y paisaje del patrimonio industrial en España.

    Miembro del Consejo de Redacción de las revistas: Ábaco, Patrimoine de l’industrie/ Industrial Patrimony (Koinetwork – París), Labor&amp de la Universidad de Campinas
    (Brasil), Eix (Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de Cataluña), Patrimonio Industriale (AIPAI, Italia), entre otras.

    Presidente del Comité Organizador de las Jornadas Internacionales de Patrimonio Industrial organizadas por INCUNA que este año 2020 celebra su 22ª edición.  Actualmente trabaja en el proyecto de creación y desarrollo del CIRPI-IncunaLab, Centro Internacional de Referencia para el Patrimonio Industrial, centro de documentación y laboratorio para las industrias culturales y creativas en el Centro Municipal de Empresas – Gijón Impulsa, en la antigua fábrica de vidrio CRISTASA en Gijón.

    DEL NEGRO AL VERDE: POR UNA VALORIZACIÓN SOCIAL DEL PATRIMONIO INDUSTRIAL MINERO Y ELÉCTRICO. ASTURIAS EN EL CONTEXTO EUROPEO.

    Sección: Transición energética y ecológica del patrimonio industrial. Gestión urbana y paisajes sostenibles.

    La minería del carbón y la producción de energía eléctrica a partir del carbón tuvo un pasado esplendoroso en Europa y ha sido fundamental en su economía y en su desarrollo industrial. Tuvo una especial importancia en las formas de enfrentar y comprender la vida por parte de muchas comunidades de tradición histórica en regiones de España, Alemania, Chequia, Bélgica, Polonia, Reino Unido, Portugal o Italia, entre otras, así como en sus manifestaciones identitarias, tanto sociales como culturales, lo que conlleva un patrimonio material e inmaterial notable.

    Actualmente nos enfrentamos a un proceso de “descarbonización” y transición ecológica en Europa, ya que desde 2018, y particularmente en España desde 31 de diciembre de 2019 se han tomado medidas políticas para el cierre de minas y de las centrales termoeléctricas que afectan a muchas regiones europeas. La producción de electricidad con energías renovables, la electrificación del transporte y del calor residencial, el hidrógeno verde, se han convertido en ejes para la descarbonización de la economía. El “European Green Deal” es un objetivo de países de nuestro entorno para contrarrestar el cambio climático.

    A finales de 2019 quedaban unos 2.000 mineros del carbón en activo en España. En 1985 había poco más de 50.000. En Asturias hay menos de 300 mineros de los 25.000 que había hace treinta años. Las centrales térmicas de carbón en Asturias son de tipo convencional o mixto, están afectadas por medidas de cierre o limitación de actividad: Lada (Iberdrola), municipio de Langreo, Soto de Ribera EDP HC Energía), municipio de Ribera de Arriba, Narcea (Naturgy) o Aboño (EDP HC Energía), suman 12 grupos, con una
    potencia conjunta de 3.238 MW. Las previsiones de cierre y término de su actividad productiva se han previsto en un plazo muy corto, van en cada caso desde 2020 hasta el año de 2022, en la de Aboño se prevee usar solo gases siderúrgicos y para otras eventualidades en esa fecha. De las 15 centrales existentes a la fecha en España que queman carbón para producir electricidad quedarían tres en funcionamiento tras esa fecha de referencia.

    En un nuevo escenario de desarrollo el patrimonio industrial y natural ocupa un papel relevante, pues es parte del ADN de estos territorios de antigua industrialización. Se han creado oportunidades y espacios de reflexión en Europa para establecer políticas nuevas, y se han habilitado medios financieros de apoyo a nuevos proyectos económicos y territoriales: El Pacto Verde Europeo (PVE) o la Plataforma de Regiones del Carbón en Transición, son algunos de ellos, donde se puede generar diálogo político para coordinar
    esfuerzos entre todos los municipios mineros afectados.

    En el caso asturiano, hay iniciativas en trabajos relacionadas con el saneamiento de la atmósfera, biomasa y restauración forestal, geotermia, seguridad y prevención de riesgos laborales, trabajos de adaptación de las antiguas minas a cielo abierto o subterráneas, utilización para firmes de carreteras o energía de las escombreras y “terrils” o residuos de las externalidades en el cierre de las minas, aprovechamiento de aguas del interior de minas, entre otros temas. Y también Hunosa gestiona un importante patrimonio industrial con aspectos museísticos, de reúso de instalaciones en nuevos emprendimientos, turismo y centros documentales. El patrimonio Industrial y su conservación ocupa un lugar importante en la nueva realidad. Los recursos patrimoniales son testigos de la memoria del trabajo y del lugar, pero tienen gran complejidad en su valorización, son objetos de grandes dimensiones, penalizando al territorio con fuertes externalidades e impactos ambientales, están situados en muchos casos en zonas lejanas a las dinámicas de asentamiento de población y procesos de nuevos desarrollos industriales, con estructuras e infraestructuras difíciles de reúso y aplicación a nuevos proyectos.

    Conservación y reutilización del patrimonio industrial en los procesos de descarbonización y transición energética y ecológica, debe significar mucho más que la presencia de objetos y elementos adecuados para el consumo estético o turístico. Se necesita un planteamiento de planificación urbana en los espacios patrimoniales industriales y mineros, una acción integral sistémica de sus elementos formales y simbólicos del “constructo social” que es el patrimonio industrial, dentro de una construcción cultural del ser humano en el territorio inserta en un desarrollo económico sostenible, y ello afecta a la política regional europea.

     

    FROM BLACK TO GREEN: FOR A SOCIAL VALORIZATION OF THE MINING AND ELECTRIC INDUSTRIAL HERITAGE. ASTURIAS IN THE EUROPEAN CONTEXT.

    SECTION: Energy and ecological transition of the industrial heritage. Urban management and sustainable landscapes.

    Coal mining and the production of electric power from coal had a splendid past in Europe and has been fundamental in its economy and industrial development. It had a special  importance in the ways of facing and understanding life by many communities of historical tradition in regions of Spain, Germany, Czech Republic, Belgium, Poland, United Kingdom, Portugal or Italy, among others, as well as in their identity manifestations, both social and cultural, which entails a remarkable tangible and intangible heritage.

    We are currently facing a process of "decarbonization" and ecological transition in Europe, since since 2018, and particularly in Spain since December 31, 2019, political measures have been taken to close mines and power plants that affect many European regions. The production of electricity with renewable energies, the electrification of transport and residential heat, green hydrogen, have become axes for the decarbonization of the economy. The European Green Deal; is an objective of countries around us to counteract climate change.

    At the end of 2019 there were still some 2,000 active coal miners in Spain. In 1985 there were just over 50,000. In Asturias there are less than 300 miners of the 25,000 that were there thirty years ago. The coal-fired power plants in Asturias are conventional or mixed, are affected by measures of closure or limitation of activity: Lada (Iberdrola), municipality of Langreo, Soto de Ribera EDP HC Energy), municipality of Ribera de Arriba, Narcea (Naturgy) or Aboño (EDP HC Energy), total 12 groups, with a combined power of 3,238 MW. The forecasts of closure and end of their production activity have been planned in a very short time, ranging in each case from 2020 to 2022, in the Aboño is expected to use only steel gases and other contingencies at that date. Of the 15 power stations in Spain that burn coal to produce electricity, three will remain in operation after that reference date.

    In a new development scenario, the industrial and natural heritage plays an important role, as it is part of the DNA of these formerly industrialized territories. Opportunities and spaces for reflection have been created in Europe to establish new policies, and financial means have been made available to support new economic and territorial projects: The European Green Pact (EGP) or the Platform of Coal Regions in Transition, are some of them, where political dialogue can be generated to coordinate efforts among all mining municipalities affected.

    In the case of Asturias, there are initiatives in works related to the cleaning up of the atmosphere, biomass and forest restoration, geothermal energy, safety and prevention of occupational hazards, adaptation works of the old opencast or subway mines, use for road surfaces or energy of the rubble and terrils or residues of the externalities in the closing of the mines, use of waters from the interior of the mines, among other issues. Hunosa also manages an important industrial heritage with museum aspects, reuse of facilities in new enterprises, tourism and documentation centers.

    The industrial heritage and its conservation occupies an important place in the new reality. The heritage resources are witnesses of the memory of the work and the place, but they have great complexity in their valuation, they are objects of great dimensions, penalizing the territory with strong externalities and environmental impacts, they are located in many cases in areas far from the dynamics of population settlement and processes of new industrial developments, with structures and infrastructures difficult to reuse and apply to new projects.

    Conservation and reuse of industrial heritage in the processes of decarbonization and energy and ecological transition, must mean much more than the presence of objects and elements suitable for aesthetic or tourist consumption. An approach of urban planning is needed in the industrial and mining heritage spaces, an integral systemic action of its formal and symbolic elements of the social construct that is the industrial heritage, within a cultural construction of the human being in the territory inserted in a sustainable economic development, and this affects the European regional policies.

    PONENCIA PRESENTADA EN LAS XXII JORNADAS INTERNACIONALES INCUNA