NATALIA SOLÍS SÁNCHEZ

Doctoranda en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo. Máster en educación Artística en Instituciones Sociales y Culturales por la Universidad Complutense de Madrid (SPA)

perfiles en rrss y web

    Breve C.V.:

    Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo y Máster en Educación Artística en Instituciones Sociales y Culturales por la Universidad Complutense de Madrid.

    Ha formado parte del proyecto Memoria, Transmisión y Género realizado en colaboración con la Facultad de Bellas Artes de dicha universidad y el organismo Madrid Salud, y participado en el proyecto Me-Chivé dentro de la exposición Ni Arte Ni Educación (Matadero de Madrid).

    Ha realizado prácticas en diferentes museos, como el Museo del Romanticismo, el Museo Nicanor Piñole y el Museo Casa Natal de Jovellanos.

    Actualmente realizando el doctorado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, ha asistido a diferentes cursos y congresos, entre ellos las XXI Jornadas Internacionales de Patrimonio Industrial, celebradas por INCUNA, donde ha presentado una comunicación.

    Viajar en un trasatlántico: el medio de transporte para la emigración asturiana (1870-1914).

    Sección: Medios de transporte y movilidades históricas.

    El transporte marítimo fue un medio vital para el desarrollo económico durante el siglo XIX. Con la llegada del vapor, los esfuerzos se centraron en aplicarlo a los buques, por entonces movidos a vela, logrando mayor rapidez y seguridad en las travesías, y permitiendo aumentar su tamaño.

    En España, ese momento coincidió con el permiso para emigrar con libertad desde 1853, favoreciendo la salida en masa de miles de jóvenes que buscaban labrarse un futuro en América. Surgió entonces un nicho de mercado especializado en el transporte de pasajeros a través de los trasatlánticos, buques que incluían toda clase de innovaciones y actividades para satisfacer las necesidades de las clases más altas.

    Su edad de oro, entre 1877 y 1914, fue el momento de mayor expansión de las navieras, de la construcción de los buques más impresionantes, y del embarque del mayor número de emigrados que no podían disfrutar de esas comodidades. En este sentido, desde hace unos años se viene asistiendo a un interés por recuperar las historias de aquellos que tuvieron que dejarlo todo e iniciar una nueva vida, de unos individuos que han sido los protagonistas de grandes cambios sociales, y cuyos testimonios (a pesar de la subjetividad) son una fuente muy valiosa de información.

    En el caso de los emigrados en trasatlánticos, generalmente suele dejarse de lado todo lo que rodea a la travesía, como los preparativos, las condiciones en los barcos, y las situaciones ocurridas en largos viajes que podían alcanzar los 35 días.

    Es precisamente esta cuestión la que se tratará en este trabajo, centrándonos en los asturianos que viajaron a América del Sur en las últimas décadas del siglo XIX y comienzos del XX, utilizando para ello el puerto de El Musel, donde hacían escala los trasatlánticos.

     

    Traveling on an ocean liner: the means of transport for Asturian emigration (1870-1914).

    SECTION: Historical means of transport and mobility.

    Maritime transport was a vital means of economic development during the 19th century. With the arrival of steam, efforts were focused on applying it to ships, at the time sailing ships, achieving greater speed and safety on voyages, and allowing their size to be increased.

    In Spain, that moment coincided with permission to emigrate freely since 1853, favouring the mass departure of thousands of young people seeking to earn a future for themselves in America. Then a market opportunity emerged specialized in the transport of passengers through ocean liners, ships that included all kinds of innovations and activities to meet the needs of the upper classes.

    Its golden age, between 1877 and 1914, was the time of greatest expansion of the shipping companies, of the construction of the most impressive ships, and of the embarkation of the largest number of emigrants who could not enjoy these comforts. In this sense, for some years there has been an interest in recovering the stories of those who had to leave everything and start a new life, of individuals who have been the protagonists of great social changes, and whose testimonies (despite of subjectivity) are a very valuable source of information.

    In the case of migrants on ocean liners, everything that surrounds the voyage is usually left aside, such as preparations, conditions on ships, and situations that occurred on long trips that could reach 35 days. It is precisely this question that will be dealt with in this work, focusing on the Asturians who travelled to South America in the last decades of the 19th century and the beginning of the 20th, using the port of El Musel, where the ocean liners docked.

    PONENCIA PRESENTADA EN LAS XXII JORNADAS INTERNACIONALES INCUNA