ÁLVARO BONET LÓPEZ

Arquitecto

perfiles en rrss y web

Breve C.V.:

Álvaro Bonet López estudió Arquitectura en la ETSAM de la Universidad Politécnica de Madrid, con estancia de un año en la Tecnische Universität de Viena con una beca Erasmus. Profesionalmente ha empezado dedicándose a reformas en Madrid, y diseño de mobiliario.  

Activista ciudadano, miembro fundador y vicepresidente de Madrid Ciudadanía y Patrimonio, es autor de diversos artículos sobre Patrimonio Histórico madrileño; también ha colaborado como experto comentando una sección de arquitectura en el programa de radio A vivir Madrid, y ha participado en diversos programas de radio (SER, OndaMadrid, Cope, Onda Cero, M21) y televisión (TMex, la Sexta y RTVE). Además, ha sido invitado a impartir clases en las escuelas de Arquitectura e Ingeniería de Caminos de la Universidad Politécnica de Madrid y en la Facultad de Geografía e Historia y el Máster de Gestión Cultural de la Universidad Complutense de Madrid.  

Como investigador se formó becado en proyectos como el Inventario de Patrimonio Industrial de la Comunidad de Madrid y la investigación inédita sobre el Real Canal de Manzanares para el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, actualmente centra sus investigaciones en la figura de Antonio Palacios, colaborando en el catálogo de la exposición prevista en el Museo del Mar de Vigo para septiembre de 2021, y acaba de publicar el libro sobre dibujos del arquitecto, bajo el título “Trazar la mirada. Cuaderno de viajes de Antonio Palacios”.

«El desaparecido Hotel Florida de Madrid y su relación con la granja de La Ventosilla: reconstrucción de los hechos».

Sección: Paisajes agroalimentarios, metodología en aplicaciones patrimoniales en el territorio, turismo responsable y sostenible.

Es muy difícil hacer lecturas de la Historia cuando todavía no ha sido escrita y todo lo que existe son fragmentos, retales sueltos. Más todavía, si además los hechos materiales que soportarían el argumento y serían susceptibles de ser analizados, han sido destruidos o simplemente se han perdido.

En Madrid existió un hotel de intensa pero breve existencia, el Hotel Florida en la plaza del Callao, inaugurado en 1924 y derribado en 1964. Apenas cuarenta años, que representan y sintetizan de la mejor manera el siglo XX de España: construido en el período de entreguerras, con el auge de la economía nacional, mirador protagonista de los tres años de Guerra Civil, perdería su sentido cosmopolita en la época de aislamiento autárquico y moriría como víctima del pujante consumismo del desarrollismo.

Su dueño, Joaquín Velasco, ingeniero de minas, se lo encargó al muy reputado arquitecto Antonio Palacios. Aun tratándose de un hito (o un mito) en nuestra historia reciente, apenas hay fotografías del interior, se ha perdido su traza, no se conservan los planos y se ha olvidado una gran parte de su memoria.

La planta baja del edificio albergó un amplio local gastronómico, la Granja Florida; además de bar restaurante fue también punto de distribución de productos lácteos de la finca burgalesa de La Ventosilla. Esta hacienda fundada por el Duque de Lerma en el siglo XVII, fue comprada por el propio Joaquín Velasco poco antes de empezarse el hotel; como ingeniero inquieto, impulsó la mecanización de la finca y su diseño como granja modelo para la explotación agrícola.

Velasco buscó una gestión agraria eficiente y de calidad, y su proyección en la metrópoli fue ese -tan afamado como misterioso- Hotel Florida.

«The disappeared Hotel Florida in Madrid and its relationship with the La Ventosilla farm: reconstruction of the facts».

SECTION: Food routes and circuits, training and dissemination, responsible and sustainable tourism.

It is very difficult to do readings over the History when it has not yet been written, and all that exists are fragments, loose oddments. Moreover, if, in addition, the material facts that would support the argument and would be susceptible of being analyzed, have been destroyed or simply have been lost.

In Madrid there was a hotel with an intense but brief existence: the “Hotel Florida” in the Plaza del Callao, was inaugurated in 1924 and demolished in 1964. Those barely forty years of existance represents and synthesizes the twentieth century in Spain: built in the period Between the wars, with the rise of the national economy, being one of the main viewpoints of the three-year Civil War, it would lose its cosmopolitan sense in the time of Spain’s autarkic isolation and would die as a victim of spanish developmentalism.

Its owner, Joaquín Velasco, a mining engineer, commissioned it to the highly reputed architect Antonio Palacios. Even being a milestone (or a myth) in our recent history, there are hardly any photographs of the interior, its trace has been lost, the plans are not preserved and a large part of its memory has been forgotten.

The ground floor of the building housed a large gastronomic establishment, the Granja Florida; In addition to being a bar-restaurant, it was also a distribution point for dairy products from the Burgos farm of La Ventosilla. This place founded by the Duke of Lerma in the 17th century, was bought by Joaquín Velasco himself shortly before starting the hotel; As a restless engineer, he promoted the mechanization of the farm and its design as a modern model farm.

Velasco sought efficient and quality agrarian management, and his projection in the metropolis was this famous, but mysterious, Hotel Florida.