CRISTINA NATOLI

MIBACT Mistero dei Beni e delle attivitá Culturali e del Turismo (ITA) - AIPAI

perfiles en rrss y web

Breve C.V.:

Cristina Natoli, Arquitecta PhD, trabajando para el Ministerio de Cultura en Superintendencia desde 2010. Lleva a cabo actividades relacionadas con protección y proyectos sobre el paisaje, bienes arquitectónicos y arqueológicos, además de investigar sobre patrimonio industrial, centrándose en tecnologías aplicadas y actividades culturales dentro de antiguas fábricas y trabajo didáctico para Turin Polytechnic. Es miembro de AIPAI – Asociación Italiana para el Patrimonio Arqueológico Industrial – miembro de la junta directiva y del comité científico de la Fundación Sella. Es autora de numerosas publicaciones relacionadas con patrimonio industrial, historia de la arquitectura medieval, historia del urbanismo, valores culturales y paisaje.    

«Un proyecto de regeneración para la fábrica de chocolate Cima Norma en Torre-Blenio (Suiza): visión y plan arquitectónico»

SECCIÓN: Máquinas, edificios y paisaje. Buenas Prácticas en el Patrimonio Industrial

El complejo Cima Norma es un conjunto de edificios en Torre-Blenio (Cantón del Tesino, Suiza) que fue construido como fábrica de chocolate a principios del siglo XX. Se encuentra en un emplazamiento peculiar, en las laderas de los Alpes en el valle de Blenio. La fábrica contribuyó profundamente al desarrollo territorial en el siglo pasado, cuando el bienestar de los habitantes se debía sobre todo a la producción de chocolate. 

En 1920, casi 500 personas del valle de Blenio trabajaban en Cima Norma (1), por lo que el pueblo y la identidad de la fábrica estaban profundamente vinculados. En 1968, el complejo fue abandonado, cambiando su entorno desde el punto de vista económico, social y cultural. Sin embargo, no ha perdido su valor cultural, tanto por el aspecto material -un enorme y bastante único en el Cantón del Tesino complejo industrial en buen estado de conservación- como por el inmaterial -recuerdos y procesos llevados a cabo en el interior del edificio durante su vida productiva-. 

Recuperada en parte en las últimas décadas, la fábrica Cima Norma alberga ahora una fundación cultural centrada en el arte contemporáneo, el núcleo de un futuro museo de la empresa y algunas residencias.

La persona que está detrás de la flamante vida del edificio, Giovanni Casella Piazza, junto con un grupo de trabajo multidisciplinar, intenta ahora repensar e integrar estas funciones, haciendo que Cima Norma vuelva a ser un eje territorial esencial, como lo fue en el siglo pasado. Todo el proyecto está orientado a la compatibilidad y la sostenibilidad, con el fin de mantener intacto el patrimonio material e inmaterial del edificio. Además de las residencias y las actividades culturales, se insertarán usos comerciales y productivos, recuperando la vocación fabril del edificio. Además, un enfoque específico del proyecto es la hospitalidad, con nuevos espacios flexibles para residencias temporales, para proponer una nueva forma de vivir y trabajar en las zonas de montaña.

«A regeneration project for the Cima Norma chocolate factory in Torre-Blenio (Switzerland): architectonic vision and plan»

SECTION: Machines, buildings and processes. Best Practice in Industrial Heritage.

The Cima Norma complex is a group of buildings in Torre-Blenio (Canton of Ticino, Switzerland) that was built as a chocolate factory at the beginning of the XXth century. It is located in a peculiar site, on Alps slopes in Blenio valley. The factory deeply contributed to territorial development in past century, when inhabitants’ welfare was due mostly to the chocolate production. In 1920, almost 500 people from Blenio valley were employed in the Cima Norma1, thus the village and the manufacture identity were deeply linked. Dismissed in 1968, the complex was abandoned, changing its surroundings from the economic, social and cultural point of view. Nevertheless, it has not lost its cultural value, due both to the material aspect – a huge, and quite unique in the Canton of Ticino, industrial complex in a good state of conservation, and to the immaterial one – memories and processes carried inside the building during its productive life.

Partly recovered in past decades, the Cima Norma factory now holds a cultural foundation focused on contemporary art, the core of a future company museum, some residences. The person who lies behind the brand new life of the building, Giovanni Casella Piazza, along with a multidisciplinary work group, is now trying to rethink and integrate this functions, making Cima Norma an essential territorial hub again, as it was in the past century. The whole project is oriented to compatibility and sustainability, in order to keep the building’s material and immaterial heritage intact. In addition to residences and cultural activities, commercial and productive uses will be inserted, restoring the building’s manufacturing vocation. Moreover, a specific focus of the project is hospitality, with new flexible spaces for temporary residences, to propose a new way of living and working in mountain areas.