INCUNA ha expresado en escrito dirigido a las autoridades competentes de la Administración del Estado, en Madrid, su oposición al desmantelamiento propuesto por la Autoridad Portuaria de Vigo, del Cargadero conocido como “Coto Wagner” o “Cargadero de Canguelos”, instando a sus propietarios la restauración, conservación y puesta en valor de este bien cultural inmueble irrepetible e imprescindible en el relato histórico de nuestro país.

INCUNA apoya firmemente la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para el conjunto histórico de Rande en Redondela (Galicia), que incluye entre otros elementos patrimoniales singulares: su fortaleza, los cargaderos de Coto Wagner, el patrimonio industrial, cultural y natural que se detalla mas abajo y en el documento presentado ante la Administración del Ministerio de Fomento y de Cultura, junto a  todos los bienes patrimoniales señalados en el entorno del estrecho de Rande. INCUNA se une y apoya la solicitud de la Asociación Rande Patrimonio Europeo (ARPE) y al Ayuntamiento de Redondela en su solicitud de declaración de BIC para el conjunto histórico patrimonial en el paisaje natural y cultural del estrecho de Rande, así como su propuestas para la declaración de Sello de Patrimonio Europeo.

RANDE, en Redondela, provincia de Pontevedra (Galicia) ofrece y conserva un paisaje cultural, natural e industrial excepcional con su patrimonio mueble e inmueble que contiene valiosos testimonios históricos que deben ser conservados y puestos en valor para la comunidad y los miles de visitantes que los admiran periódicamente, evitando así las amenazas de expolio, incuria, degradación, o actual abandono por sus actuales propietarios.

La Batalla de Rande dejó una fuerte huella en la comarca y numerosos nombres para la historia, que se han mantenido en el imaginario colectivo y en los libros de historia hasta el presente, pero durante el siglo XX tuvieron lugar en Rande hechos de igual interés y trascendencia que la propia Batalla, esta vez asociados con la 2ª Guerra Mundial y su posguerra.

En el estrecho de Rande se mantienen vestigios y elementos de patrimonio industrial de notable valor, en algunos casos vinculados a propietarios y experiencias industriales de países europeos, y con vinculación también a desarrollos industriales y mineros de otros lugares de España, como es el caso de Coto Wagner, que mantiene hoy en día en Ponferrada, en la comarca de El Bierzo elementos relacionados con los inmuebles de Cargaderos e Infraestructura portuaria, que hoy se conservan en Rande y a los cuales instamos a su inmediata preservación y rehabilitación por su valor histórico, técnico e histórico industrial.

Son tres los empresarios alemanes conocidos relacionados con la historia industrial de Rande, con sus respectivas épocas de influencia, y su historia particular, dejando como consecuencia de sus actividades un complejo conjunto histórico en forma de inmuebles monumentales.

El primero de todos es Friedrich Wilhem Cloos, quien construyó el cargadero de viga voladiza o Cantilever, conocido en la parroquia como “Cargadoiro do Alemán”, en el entorno de los años 20 del siglo XX.

El segundo alemán, más conocido por ser uno de los propietarios de la fábrica donde se localiza el MEIRANDE (un Centro de Interpretación sobre la Batalla y el Patrimonio Cultural de Rande), fue Otto Gerdtzen Boyé, quien compra en el 1944 las instalaciones de una vieja fábrica de salazón construida por fomentadores catalanes de la familia Carsí a principios del siglo XX, en Rande y las transforma luego en conservera, llamada Conservas Boyé.

El tercero es el cargadero de Coto Wagner, es la última de las grandes infraestructuras construidas en Rande, un gran cargadero de hierro con cintas transportadoras, este último construido entre 1960 y 1965 y cerrado en los años 70 con la crisis energética mundial, y aunque no lo construyeron los alemanes, por ser este país el principal importador del mineral, su propietario llamó Coto Wagner al coto donde se sacaba el mineral de hierro en Ponferrada (León) cargado en este lugar.

De este modo, puede articularse un discurso histórico completo de la historia de Rande desde finales del siglo XVII hasta mediados del XX, asociado con la minería, y en este discurso cualquiera de los elementos estructurales es imprescindible para su entendimiento.

Estos hechos dejaron en Rande, numerosos inmuebles monumentales y patrimonio edilicio, también en otros aspectos, ya sea en forma de yacimientos arqueológicos, muelles, fábricas históricas, puentes y otros.

RANDE, Y SU NECESARIA PROTECCIÓN Y DECLARACIÓN COMO BIEN DE INTERÉS CULTURAL (BIC)

Los hechos acontecidos en Rande y el patrimonio inmueble dejado cómo “fósil guía” de estos acontecimientos motivan que Instituciones académicas y científicas, Asociaciones de Patrimonio, ya sean nacionales o internacionales, Administraciones Públicas, como es el caso reciente del Ayuntamiento de Redondela, que aprobó por unanimidad en su Pleno Municipal solicitar a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Galicia la Declaración de BIC del Lugar de Rande, esta decisión plenaria derivó en una resolución de alcaldía que data ya de fecha 7 de febrero de 2013, y que ha sido reiterada en el mes de mayo de 2020 a fin de que la Administración del Estado, propietaria de terrenos y predios afectados en esta solicitud, y que albergan o ubican a elementos y conjuntos patrimoniales citados declaren Bien de Interés Cultural este importante conjunto industrial, natural y cultural de Rande, como “Territorio Histórico”.

Por razones de importancia histórica enfatizamos y señalamos los siguientes elementos para su inclusión en la protección jurídica patrimonial: la “Fortaleza de Rande”, “los pecios de la Batalla de Rande”, “La Fábrica del Alemán”, “los cargaderos de mineral cantiléver y Coto Wagner”, “el Puente de Rande”,”los puentes del ferrocarril”, “el puerto y playa de Rande”, “el grupo de mejilloneras inmediato al Estrecho de Rande”.

Todos estos elementos forman parte de un proceso de historia continua de varios siglos, que los hacen tener un relato y argumentario notorio de un conjunto con sus valores, históricos, culturales, simbólicos, identitarios con pervivencia de costumbres, tradiciones y entidades de memoria que se conservan cómo un “paisaje cultural” y “paisaje histórico”.

Se da la circunstancia añadida de que en Rande existe un proceso de apropiación social del patrimonio, en el que Asociaciones como ARPE, los vecinos, lugareños y ciudadanía consideran algo suyo estos vestigios y bienes culturales , que forman parte de la memoria del lugar y por ende son los mayores garantes y exigentes con su conservación y preservación, pues es y ha sido parte de la memoria de sus antepasados y que instan a conservar y preservar el conjunto histórico e industrial de Rande para su pervivencia cara a generaciones futuras.

La vecindad del lugar de Rande promovió la creación del actual Museo Meirande, que tiene una acogida de público impresionante y ofrece una proyección y visibilidad de este conjunto realmente notable, tras sus cinco años desde su inauguración.

Por ello, creemos de justicia y de buena práctica social y cultural el mantenimiento y puesta en valor de este patrimonio histórico industrial y natural en Rande, que se proyecta no solo a nivel local, sino que tiene un entorno histórico nacional e internacional que lo sustenta para su preservación.